La incisión y el raspado son tecnologías humanas antiguas, que juntas al tallado y el fuego originaron las artes visuales. Animales grabados en roca y hueso, modelados en barro, proyectados sobre muros mediante siluetas de fogatas o soplando pigmentos alrededor de las manos ¿Por qué la contemplación de aquellos relieves antiguos aún nos invita tocarlos? ¿Será la transposición de la vista y el tacto tal como los animales se abren camino en la oscuridad?