“Kerosene" fué una campaña para divulgar las identidades de los liberados con la Ley de Amnistía, a fin de alertar a la población. El plan era pegar en lugares céntricos de Lima autoadhesivos con los rostros y alias, a manera de afiches de recompensa. La acción sería anónima y se repetiría periódicamente con un nuevo rostro. El proyecto fué apoyado inicialmente por la Asociación pro Derechos Humanos, APRODEH. Los autoadhesivos llamaron la atención del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), fuí identificado como autor y arrestado. La inmediata intervención de APRODEH y el congresista Javier Diez Canseco facilitó mi  liberación sano y salvo. El carácter clandestino de la campaña motivó el rechazo de otra organización de derechos humanos, opinaron que semejaba una acción de un grupo subversivo y por ello podría atraer represalias violentas hacia sus integrantes. Ello ocasionó el retiro del apoyo institucional de APRODEH a la campaña  y de la defensa legal a mi persona. Durante los años siguientes fuí objeto de amedrentamiento por parte de la SIE, vía seguimientos y llamadas telefónicas con amenazas de muerte, no contando de respaldo alguno ante ello. Los autoadhesivos siguieron  circulando de mano en mano, apareciendo en el lugar de la matanza de Barrios Altos en 1997. SIGUIENTE>>>

 INICIO      kerosene1      kerosene2      kerosene3