INICIO      gloriaevaporada1      gloriaevaporada2      gloriaevaporada3      gloriaevaporada4     gloriaevaporada5      gloriaevaporada6 

El caso Cantuta, a diferencia de muchos otros, fué muy pródigo en imágenes, las cuales periódicamente iban develándose en los medios de comunicación, captando la atención del público a manera de una historia detectivesca: primero el mapa, luego el primer resto carbonizado hallado en la fosa, seguidamente unas llaves y así sucesivamente. Imágen #1: Revista Sí, edición 332 del 8 de julio de 1993.

Para la serie “Gloria Evaporada” me basé en una de estas imágenes: una vez finalizado el supuesto juicio a los integrantes del Grupo Colina, los restos, los cuales se hallaban como evidencia en poder de la polícia forense, fueron devueltos a los familiares. La devolución se realizó en cajas de cartón, la mayoría de una marca peruana de leche evaporada enlatada, Gloria. La fábrica distribuía las latas en dichas cajas. Imágen #2: Eduardo Villanes, "Gloria Evaporada" (1994). Capturas de video del día de la entrega de los desaparecidos de La Cantuta.

Las cajas y las latas de leche Gloria eran un objeto habitual en el paisaje urbano de Lima en los 90s. Se reusaban de formas muy imaginativas por personas de escasos recursos económicos. La empresa publicó un libro sobre su historia corporativa, dedicando un capítulo a este hecho de la cultura popular urbana. El libro fué publicado, coincidéntemente, el año de la masacre de La Cantuta. Imágen #3: "Nuestra Leche. Gloria y el Desarrollo Ganadero del Sur". Arequipa: Universidad Nacional San Agustín - Fundación José Rodriguez Banda, 1993. Colección del autor.

Pero el libro no menciona otro uso que fuera muy común para la caja, botar basura, talvez la empresa decidió obviarlo para no desprestigiar su imágen pública. Imágen #4: Eduardo Villanes. "Basureros". 1994.

El hecho que los cadáveres fueran devueltos en viles cajas pasó inadvertido por los reporteros y otras personas presentes aquel día, ya que era un detalle sin relevancia para el caso. Tampoco fué interpretado como un acto de desprecio  por  parte  de la dictadura tal como se pretende hacer creer ahora. Si es que hubo algun desprecio en ese acto fué uno enraizado en el inconsciente colectivo, aquel dirigido contra el habitante andino y amazónico, cuya vida es considerada de menor valía. Prueba de ello es que hasta el presente se continua transportando cadáveres de desaparecidos en cajas de carton reusadas sin provocar escándalo... de panetón Motta por ejemplo. Imágenes #5 y #6: Miguel Mejía. "50 Cuerpos de Víctimas del Terror Regresan a su Comunidad". La República, 25 de abril 2016.    SIGUIENTE>>> 

L1270093x.jpg
L1270092.jpg

Helvetica Light is an easy to read font, with tall and narrow letters, that works well on almost every site.